Personaje sugerido

 
 
 

La inteligencia artificial redefine la creatividad de los escritores

BERKELEY, California — Para escribir su nueva novela, Robin Sloan cuenta con una nueva colaboradora: su computadora.

La idea de que un novelista es alguien que se enfrenta a su trabajo solo en una habitación, equipado únicamente con su determinación e inspiración, pronto podría ser obsoleta. Sloan está escribiendo su libro con la ayuda de un software que él mismo creó, el cual termina sus oraciones con tan solo presionar la tecla Tab.

Quizá es demasiado pronto para añadir “novelista” a la larga lista de empleos que la inteligencia artificial eliminará. Sin embargo, al ver a Sloan trabajar, se vuelve evidente que la programación está a punto de redefinir la creatividad.

Sloan, que fue reconocido por su debut, Mr. Penumbra’s 24-Hour Bookstore, redacta sus textos escribiendo fragmentos que se envía como mensajes y después reelabora para crear pasajes más largos. Su nueva novela, aún sin título, está ambientada en la California del futuro próximo, donde la naturaleza reclama su lugar en el mundo. El otro día, el autor escribió esta nota: “Los bisontes están de regreso. Rebaños que se extienden 80 kilómetros”.

En su oficina, un lugar atiborrado que parece un cuarto de juegos, ubicada dentro de un parque industrial, ahora está expandiendo esa idea breve. Escribe: “Los bisontes se reúnen en torno al desfiladero…”. ¿Qué sigue a continuación? Presiona la tecla tabuladora. La computadora hace un ruido, como un “poc”, analiza el último par de oraciones y añade la frase “bajo el cielo despejado”.

A Sloan le gusta. “Es fantástico, ¿no?”, comentó. “¿Acaso yo habría escrito ‘cielo despejado’? Tal vez, tal vez no”.

Después continúa: “Los bisontes han estado yendo y viniendo durante dos años…”. Tecla tabuladora, poc. La computadora sugiere entre la zona principal de la ciudad.

“Eso no es lo que estaba pensando en absoluto, pero resulta interesante”, dijo el escritor. “Ese encantador lenguaje simplemente aparece y yo digo: ‘Sí’”.


Fragmentos de Actualidad | Seguir leyendo en NYT

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico