Personaje sugerido

 
 
 

¿Quién fue el primer español en apostar por Tesla? Un premio Nobel

El tan idolatrado Tesla en la actualidad, desde hace no muchos años (unos 20), fue ignorado por demasiado tiempo... y, también, en su durante poco apoyado y muy cuestionado por sus detractores como todos ya sabemos. Eso sí, de NiKola Tesla, mientras no se le daba todo el reconocimiento que se merecía en vida, se aprovecharon otros estudiosos de sus logros inventivos, así como grandes industriales o de los negocios... como bien es sabido. Mientras, incluso, se le llegaba a condenar a ser un simple soñador; por tan impensables retos para su época.

Hoy en día, su apellido da nombre a una marca de coches eléctricos que ha tenido una gran acogida, por lo menos desde la moda, y poco a poco va siendo una realidad. Hace poco perdía más de un 8% en Bolsa por declaraciones de su fundador, Elon Musk, aunque ya se va estabilizando su cotización.

En 1905, aún en vida, desde España se publicaba lo que a continuación podemos leer:

"En suma, desde muchos kilómetros de distancia, manejar el timón de una embarcación cualquiera, en la cual ni hay soldados, ni marinos, ni marineros, ni ser viviente cuya vida corra peligro. No hay más que en el casco la máquina propulsora, aparatos de tiro, aparatos explosivos, es decir, acumulación de fuerzas, y los aparatos eléctricos necesarios para recibir convenientemente influencias magnéticas ó eléctricas.

¿Es esto posible? ¿No es esto una novela de las del género de Julio Verne? ¿No es esto un sueño?

En todo caso, si sueño fuera, tales estamos los españoles, que más nos aprovecha soñar maravillas de la ciencia, que revolvernos despiertos entre horribles realidades.

Soñemos, pues.

Pero ¿por qué han de ser sueños?

Tesla no es un aventurero de la ciencia. Cuando él anuncia un invento, el invento podrá ser imperfecto, podrá no tener condiciones prácticas, no llegará á donde se supone que llega; sus aplicaciones podrán aplazarse para dentro de diez, de quince, de cien años tal vez; pero en el fondo de la invención hay algo grande, y algo serio; debe darse por seguro. La ciencia, como la religión, tiene su fe y tiene creencias, adivinaciones, profecías, esperanzas. Mas al creer en la invención del Ingeniero húngaro no es una fe ciega la que nos anima; no es un Página 238 derroche de sentimiento: es un resultado la ciencia misma."

Sirva este fragmento como muestra de la apuesta arriesgada, hay que situarse en aquel tiempo con tanto difamador alrededor de la figura de Tesla, para dar el valor que se merece dicha exposición por la apuesta de un ingeniero tachado de soñador. Sueños, porque lo que anunciaba, Mr. Tesla, era algo que sonaba a ciencia ficción, cuando menos; siendo, en realidad -futura-, pura ciencia de un gran visionario.

José Echegaray, ingeniero, dramaturgo y matemático fue quien escribió, y publicó su obra titulada "Ciencia Popular", este alegato a favor -y muchos más detalles de los inventos de Tesla- en 1905... un año después de recibir el Nobel, nos referimos al señor Echegaray, de Literatura. Sí, muy polifacético el español.

Nikola Tesla tardó mucho más en ser nominado al premio Nobel, 1937. Tras, probablemente, pues es un rumor, rechazara en 1915 el premio compartido con su eterno rival en la materia, Thomas Edison. Marconi sí recibió el preciado galardón en 1909 por su invento de la radio, muchos años después se reconoció que fue basado en los descubrimientos de Tesla... siendo éste el verdadero inventor, se asegura, según algunas fuentes. Y es lo que tenía Mr. Tesla, que para hacer realidad uno de sus 'sueños' tenía que inventar casi todo -por no decir todo- para alcanzar dicha meta jamás planteada, y para ello tenía que desarrollar los oportunos pasos/inventos intermedios, que el propio Tesla no le daba aplicación a corto plazo, y que se aprovecharon demasiados.

También, probablemente, después de conocer numerosos inventos o prototipos que sirvieron para que hoy sean una realidad, probablemente, decíamos, tal vez desconozcamos más de otras invenciones que no sabemos si algún día tendremos noticia sobre ellas y que podrían ser atribuidas, directamente o indirectamente, a Nikola Tesla.

Ernest Xínoga | 28/10/2018

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico