Personaje sugerido

 
 
 

E.E.U.U. lanza gas lacrimógeno a México, ¿legal o ilegal?

Una marcha pacífica en la frontera entre México y Estados Unidos el 25 de noviembre desató escenas caóticas en las que agentes de protección fronteriza estadounidenses arrojaron gas lacrimógeno a una multitud donde también había niños. Los expertos en derechos, entre otros, han cuestionado si este uso de la fuerza fue justificable o legal.

El episodio, en la garita de San Ysidro, que une a San Diego, Estados Unidos, y Tijuana, México, se convirtió en motivo de indignación, sobre todo después de que circulara una fotografía en la que una mujer y sus hijas pequeñas corren para evitar el gas lacrimógeno, lo cual llamó la atención en todo el mundo. Una de las niñas estaba descalza y ambas aún llevaban pañales.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y Kirstjen Nielsen, la secretaria de Seguridad Nacional, han defendido el uso del gas lacrimógeno. Sin embargo, otros como Gavin Newsom, el gobernador electo de California, han denunciado lo sucedido. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México le ha pedido a Estados Unidos que realice una investigación completa.

¿Es legal arrojar gas lacrimógeno hacia el otro lado de una frontera internacional?
Decenas de envases de gas lacrimógeno que arrojaron los agentes estadounidenses podían verse en el lado mexicano de la frontera después de lo ocurrido. Los expertos legales han cuestionado la justificación para usar este tipo de armas contra gente que no estaba en Estados Unidos.

Geoff Gilbert, profesor de Derechos Humanos Internacionales y Ley Humanitaria en la Universidad de Essex en Gran Bretaña, dijo que, aunque todos los países tienen derecho de controlar quién entra a su territorio, “eso no les da a las autoridades en Estados Unidos el derecho de arrojar gas lacrimógeno hacia otro país”.

Citó el compromiso en la Carta de las Naciones Unidas respecto a los derechos soberanos y las obligaciones de los países miembros. Por ejemplo, el artículo 2 dice que los miembros “en sus relaciones internacionales se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial” de otros miembros.

Si los migrantes hubieran estado en territorio estadounidense y plantearan una amenaza inmediata, dijo Gilbert, los agentes de protección fronteriza podrían haber justificado el uso de gas lacrimógeno para dispersarlos en ciertas condiciones.

Alastair Hay, profesor de Toxicología Medioambiental en la Universidad de Leeds en Gran Bretaña, dijo que el incidente era “un ataque evidente en el territorio de otro país” y una interferencia en los asuntos de México.

“El uso unilateral de gas lacrimógeno en México plantea todo tipo de cuestiones”, comentó.

FRAGMENTOS DE ACTUALIDAD | SEGUIR LEYENDO EN NYT

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico