Agencia EFE | www.efe.com | Edición España

Portadas

Portada de El País (España)  http://kiosko.net/  http://kiosko.net/

Personaje sugerido

 
 
 

El hombre político: "el personaje más vulgar de nuestra época"

¿De aquella época? Siglo XIX. ¿De ésta? ¿Tal vez de todas? Quién lo sabe, o sí. Pero así es como se retrataba al hombre político, ojo a la expresión, por un gran intelectual de todos los tiempos nacido en el fragor de los cambios en la política de Europa. ¿A qué se refiere con vulgar? En lo más amplio de la palabra o algo en concreto...

El hombre político es ciertamente el personaje más vulgar de nuestra época, y por lo tanto el que parece más propio de ella; pero presenta bastante originalidad para que pueda quedarse en el tintero.

Son muy curiosas las variedades que esta especie presenta, y conviene conocerlas.

Debajo del hombre político, como la semilla debajo de la tierra, descubriremos lo que debemos llamar el tipo anónimo, ser misterioso, que se multiplica en las entrañas de la sociedad, que lo sentimos y no lo conocemos; especie de mano invisible que penetra por todas partes; sombra realmente fantástica que se desvanece al tocarla, cuya existencia reconocemos, no en lo que deja, sino en lo que se lleva.


José Selgas y Carrasco. 1877.

Ya sabemos a qué se refería el señor Selgas en lo más amplio de lo concreto, también muy dado en la actualidad bajo la denominación de Caso aislado.

Ernest Xínoga | 28/06/2019


· Sobre D. José Selgas y Carrasco:

De familia por extremo pobre, se quedó huérfano muy joven y tuvo que abandonar sus estudios en el Seminario Mayor de San Fulgencio de Murcia; marchó a Madrid, donde trabajaría durante toda su vida como funcionario y donde lo protegieron el Conde de San Luis y Aureliano Fernández Guerra. El primero le consiguió algunos empleos no mal remunerados para la época y el segundo lo propuso como académico de la Real Academia Española, de la que fue elegido numerario en 1874. González Bravo lo hizo diputado. Fue ultraconservador en política y neocatólico en lo moral. Fundó el famoso periódico satírico El Padre Cobos para combatir a los progresistas.

Durante el Sexenio Revolucionario se adhirió al carlismo.1​ Entre 1868 a 1870 fue el más firme y eficaz colaborador de La Gorda, periódico de áspera oposición. Cuando el general Martínez Campos fue primer ministro, en plena Restauración, fue nombrado subsecretario suyo. En 1881 Selgas perteneció a la Unión Católica de Alejandro Pidal.2​ No obstante, según el diario tradicionalista El Siglo Futuro, el espíritu de sus obras literarias no era el de los liberales conservadores, a quienes, según este periódico, «maltrataba con evidente justicia y sin ninguna piedad».3

Escritor muy popular en su tiempo, en la actualidad está muy olvidado; su poesía, defensora de los valores tradicionales campesinos y familiares, representa en España lo mismo que la de Giovanni Pascoli para Italia
. + Wikipedia

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico