Personaje sugerido

 
 
 

México no disminuye la emigración, y sí aumenta su deuda, por las políticas de Obrador. Caídos en la trampa,Trump... dicta

Después de las políticas de Obrador, a lo loco, de insuflar dinero en el pueblo mexicano, ¿populismo?, lleva a un endeudamiento, que no 'sería negativo' si obtuviera unos resultados positivos, pero en tan poco tiempo no ha impedido que los la estampida a USA frene. Y ahora, le toca a Trump dictarle a México y a su presidente sus condiciones.

Para hacernos una idea de cómo está el asunto actual y para conocer un resumen de las obras y gracias del señor López Obrador, nos podría servir la siguiente lectura:

"El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene dos opciones para enfrentar las negociaciones sobre migración con Washington: puede ceder a las demandas del presidente Donald Trump y recibir a decenas de miles de nuevos solicitantes de asilo. O puede negarse y enfrentar la amenaza de aranceles sobre todas las exportaciones mexicanas a los Estados Unidos.

Ambas opciones afectarían la economía de su país y debilitarían su posición en la política nacional.

Ese difícil equilibrio es evidente en el enfoque público que López Obrador ha adoptado ante la crisis. Atrapado entre diversas presiones, este sábado está convocando a los mexicanos para que se reúnan en la ciudad fronteriza de Tijuana con el fin de defender la dignidad de México y, al mismo tiempo, celebrar su amistad con los Estados Unidos.

El estancamiento en las negociaciones sobre lo que México puede hacer para detener la migración a través de su territorio, y el inminente ultimátum de Trump para imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas si fracasan las conversaciones, llega en un mal momento para López Obrador.

La economía mexicana es débil y se está desacelerando. La agencia de crédito Fitch Ratings ha rebajado la deuda soberana de México debido a la crisis de Petróleos Mexicanos (Pemex), la empresa energética estatal. Su moneda se ha debilitado. Y su relación comercial más importante, que era la luz en medio de ese paisaje sombrío, está en peligro por algo que no tiene nada que ver con el comercio.

Los economistas han disminuido las cifras de sus pronósticos del crecimiento económico de México para este año, ubicándolos entre el 1 y 2 por ciento.

“Estás en problemas cuando no tienes crecimiento, no hay inversión, no hay recursos para financiar la inversión y ya no puedes pedir préstamos”, dijo Carlos Pascual, exembajador de Estados Unidos en México y vicepresidente de IHS Markit, una consultoría energética.

Y López Obrador, quien fue elegido con la promesa de transformar a México y enfrentar la pobreza y la desigualdad, comienza a percatarse de la magnitud de sus ambiciosos planes.

Ha duplicado las pensiones para los ancianos, ha otorgado ayudas a jóvenes desempleados, ha pagado una enorme suma por la cancelación del proyecto de un nuevo aeropuerto —una obra de su predecesor— y se ha comprometido a construir una nueva refinería de petróleo. En términos generales, ha prometido rescatar a Pemex, que ha acumulado una deuda asombrosa de 100 mil millones de dólares.

El nuevo mandatario se enfrenta a un obstáculo brutal: cómo evitar una pelea con su poderoso vecino sin hundir a su país en una crisis económica que pondría en riesgo sus planes.

Para evitar los aranceles, que comenzarían el lunes al 5 por ciento y aumentarían cada mes hasta llegar al 25 por ciento, el gobierno de México ofreció desplegar a miles de guardias nacionales para patrullar su frontera con Guatemala.

Pero el acuerdo depende de que el gobierno mexicano acepte revisar sus protocolos de inmigración con el fin de obligar a que los migrantes busquen asilo en el primer país extranjero al que ingresan, según han dicho funcionarios estadounidenses y mexicanos.

Eso significaría que los guatemaltecos, que constituyen la mayor parte de los migrantes, tendrían que buscar asilo en México en vez de los Estados Unidos. A su vez, hondureños y salvadoreños se verían obligados a solicitar asilo en Guatemala.

La medida, que aún no ha sido aprobada, significaría que México tendría que lidiar con decenas de miles de nuevos solicitantes de asilo, una perspectiva que podría abrumar al país de varias maneras, no simplemente económicas.

“Concederle eso a Estados Unidos socavaría nuestra autonomía para decidir nuestra propia política migratoria y también pondría en peligro la vida de las personas”, dijo Alejandro Poiré, ex secretario de Interior del gobierno de Felipe Calderón. “Tenemos que ser extremadamente cuidadosos antes de rendirnos a las demandas de Trump tan fácilmente”.

Marc Short, el jefe de personal del vicepresidente Mike Pence, dijo el viernes por la mañana en CNN que probablemente Trump firmará una orden procesal que permitirá la implementación de las tarifas el lunes. Pero Short también dijo que la orden podría cancelarse si se llegaba a un acuerdo con México.

El viernes por la tarde, mientras regresaba a los Estados Unidos de su viaje a Europa para celebrar el aniversario del Día D, Trump expresó optimismo sobre las discusiones y dijo que hay una “buena oportunidad” para llegar un acuerdo. Pero tuiteó una advertencia: “Si no podemos llegar a un acuerdo, México comenzará a pagar tarifas a un nivel del 5 por ciento el lunes”.

Un funcionario mexicano dijo que era poco probable que su país acepte el acuerdo que ofrece Trump. Si los aranceles del 5 por ciento entran en vigencia, según el funcionario, la economía mexicana podría absorber el golpe. Pero también agregó que, en los Estados Unidos, la oposición republicana a los aranceles y la ira de la comunidad empresarial puede frenar la decisión del mandatario.

Sin embargo, no se ha negado la posibilidad de que los mexicanos acepten esa propuesta, sin importar cuán dañina sea. En el pasado, el gobierno mexicano ha rechazado públicamente las propuestas migratorias de Trump y después termina por aceptarlas. Eso ha envalentonado al gobierno de Trump para presentar sus demandas."

ACTUALIDAD | NOTICIA COMPLETA EN NYT

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico