Agencia EFE | www.efe.com | Edición España

Portadas

Portada de El País (España)  http://kiosko.net/  http://kiosko.net/

Personaje sugerido

 
 
 

¿Cuál fue el valor refugio de los que se salvaron de la hecatombe de Wall Street en 1929?

Otra hecatombe. Las reconstrucciones se pagan muy bien.

¿Cuál fue el valor refugio de los que se salvaron de Wall Street en 1929? ¡EUROPA! Ahora, a día de hoy, por lo menos sabemos que no será el Viejo Continente; al menos que... la historia se repita?

Mejor, leamos lo que fue y se escribió justo entonces, en el mismo año que Wall Street arruinó a CASI todos sus conciudadanos:

EUROPA Y LA BOLSA DE NEW YORK

La Europa capitalista manifiesta cierto optimismo respecto a las consecuencias de la crisis financiera de Nueva York. La caída de los valores se ha detenido a la altura que la salud de Europa puede tolerar. Y el primer efecto que parece lógico predecir para las finanzas europeas es el regreso gradual al viejo continente de los capitales que lo habían abandonado buscando inversiones, si no más fructuosas, más seguras, al menos, en Norteamérica. Cambó, según anunció oportunamente el cable, se contó entre los primeros que señalaron este reflujo.

La estabilización capitalista se realiza en Europa con el concurso financiero norteamericano. No es por azar que dos norteamericanos, Dawes y Young, dan su nombre a los complicados acuerdos sobre las reparaciones. El capitalismo yanqui es el principal empresario de la reconstrucción europea. Antes de que los Estados de la Entente pactaran con Norteamérica las condiciones de amortización de su deuda, su nuevo modus vivendi no se sentía establecido. Puede agregarse que en la estabilización capitalista europea los yanquis han mostrado, hasta cierto punto, más confianza que muchos capitalistas europeos, a quienes la amenaza de la revolución proletaria indujo en Alemania, Italia, Francia, a dirigir sus capitales a América.

Pero Europa no se resigna a convertirse, poco a poco, en un conjunto de colonias de los Estados Unidos. El paneuropeísmo es la expresión de una corriente defensiva que mira en la fórmula de Briand la defensa válida de los intereses del capitalismo europeo contra el dominio yanqui. A los Estados europeos les satisface, por esto, la probabilidad de recuperar los capitales que se habían retirado de su industria y su comercio para aumentar la congestión de oro de Norteamérica. Estos capitales han sido advertidos enérgicamente por la crisis de Nueva York de los riesgos de la congestión.

Naturalmente, si el pánico bursátil de Nueva York hubiese rebasado el límite más allá del cual estaban profundamente en juego todos los intereses de la economía capitalista mundial, las constataciones y vaticinios de los observadores de Europa estarían muy lejos de este optimismo. Las consecuencias de la crisis en Europa no les consentirían ninguna esperanza de compensación satisfactoria. Aun como han ido las cosas, cuantiosos intereses europeos resultan afectados. Pero la caída de los valores en Nueva York ha sido frenada en el nivel que los nervios de los financistas europeos podían resistir sin que los ganase también el vértigo. Y esto es bastante, por el momento para la convalecencia de las esperanzas de Europa.

LA NUEVA GENERACION ESPAÑOLA Y LA POLITICA

Luis Emilio Soto examina en un artículo de "La Vida Literaria" de Buenos Aires la actitud de la joven generación literaria de España frente a la crisis política de su patria. El tópico es tratado con frecuencia. Y las constataciones del colaborador de "La Vida Literaria" carecen de rigurosa novedad. Pero resulta siempre más actual e interesante, en todo caso, que los insulsos artículos escritos para la United Press por el general Primo de Rivera, rematando los cuales este castizo espécimen de donjuanismo y flamenquismo españoles escribe que "el Dios de todos los cristianos sabrá compensar a los que supieron consagrar su vida terrenal a ideales más altos y permanente que los goces materiales o al alimento de las pasiones que enciende el espíritu diabólico en la flaca humanidad".

Los intelectuales jóvenes de España están acusando, en estos años, menos sensibilidad política que los intelectuales maduros, aunque de algunos de estos últimos -José Ortega y Gasset, Eugenio d'Ors- reciban las más persuasivas lecciones de displicencia. La zarandeada generación del 98 mostró, en su tiempo, interés mucho más vivo y arriesgado por lo político. Y la generación siguiente está, sin duda, mucho más propiamente representada por Marañón y Jiménez de Asúa que por Ortega y d'Ors.

Soto anota, con razón, que por la abstención de la nueva generación literaria no puede ni debe procesarte a la juventud. Sería injusto olvidar las impetuosas jornadas de los estudiantes españoles contra la dictadura. La que está en causa, específicamente, es la juventud representada por "La Gaceta Literaria" de Madrid, cuyo director Giménez Caballero no tiene reparo en declarar que "España hoy descansa, engorda y se abanica". Soto no pide a estos equipos de intelectuales jóvenes una agitación callejera, tumultuaria. Suscribe la fórmula defendida por Araquistain en su periódico "España" en 1920: "acción difusa, crítica clarificadora, estimulante de creación, renovación de las ideas ambientes". Quiere, en cualquier caso, negar que "el silencio sea una actitud digna de los jóvenes frente al régimen que impera en la patria de Larra".

El equipo de "la Gaceta Literaria" no es toda la nueva generación intelectual española. Incurrirían en una grave omisión el biógrafo de esta juventud que no recordase con la debida estimación el esfuerzo de los grupos de intelectuales jóvenes que, después de otras empresas incompatibles con un régimen de censura, han invertido su energía en la creación de las Ediciones Oriente y Cenit. La revista "Post-Guerra", aunque efímera, ha sido un momento de la historia de esta generación.

AÑO: 1929
AUTOR: Mariátegui, José Carlos
TÍTULO: Europa y la bolsa de Nueva York [Artículos (1923-1930)]

NO COMMENT. Que diría un yanqui.

ACTUALIDAD. Perdón, HISTORIA | ERNEST XÍNOGA

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico