Personaje sugerido

 
 
 

Diez prácticas médicas (equivocadas) que no tienen fundamento científico

Uno pensaría que los consejos médicos estándar sobre la salud están fundamentados en investigaciones científicas muy amplias. Pero un grupo de investigadores hace poco descubrió que alrededor de cuatrocientas prácticas rutinarias contradicen los hallazgos de estudios publicados en revistas importantes.

De los más de tres mil estudios publicados de 2003 a 2017 en JAMA y The Lancet, así como de 2011 a 2017 en The New England Journal of Medicine, más de uno de cada diez era básicamente una “revocación médica”: una conclusión contraria a las nociones médicas generalmente aceptadas.

“Te sobreviene un sentido de humildad”, dijo Vinay Prasad de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, que concibió el estudio. “Personas muy inteligentes y con buenas intenciones pusieron en práctica estos métodos durante muchos muchos años. Pero estaban equivocadas”.

Algunas de estas ideas han sido completamente descartadas, pero no todas. Ahora Prasad y sus colegas quieren saber cuán generalizado es el uso de las prácticas e ideas desacreditadas.

A continuación, diez hallazgos que contradicen teorías en las que antes se creía.

• Se puede presentar una alergia a los cacahuates sin importar si el niño los prueba antes de los 3 años o no.

Los pediatras han aconsejado a los padres que no permitan que sus hijos ingieran cacahuates durante los primeros tres años de vida. Pero resulta que los niños que han consumido cacahuates antes de cumplir el año no corren un mayor riesgo de volverse alérgicos a ellos.

• El aceite de pescado no reduce el riesgo de padecer cardiopatías.

En algún punto, la idea de que la grasa de pescado reducía el riesgo de desarrollar afecciones cardíacas sí parecía ser algo lógico. Las personas cuyas dietas incluyen mucho pescado graso al parecer tienen una menor incidencia de cardiopatías. Los pescados grasos contienen ácidos grasos omega 3. Los suplementos de omega 3 disminuyen los niveles de triglicéridos y los niveles altos de triglicéridos están vinculados con un mayor riesgo de cardiopatías. Además, los ácidos grasos omega 3 al parecer reducen la inflamación, una característica clave de los infartos.

Pero cuando se hizo una prueba con 12.500 personas propensas a problemas cardíacos, los suplementos diarios de omega 3 no las protegieron de las enfermedades cardiovasculares.

• Llevar consigo una muñeca que parece viva no reduce la probabilidad de que las adolescentes se embaracen.

Estas muñecas berrean y necesitan que las “cambien” y “abracen”. La idea de la práctica era que las jóvenes entendieran el trabajo tan arduo que implica cuidar a un bebé. Sin embargo, un estudio aleatorio descubrió que las adolescentes a las que se les había pedido que anduvieran cargando “simuladores de bebés” en realidad tenían un poco más de probabilidades de embarazarse que aquellas a las que no se les dieron las muñecas.

• El ginkgo biloba no protege contra la demencia y la pérdida de la memoria.

El suplemento, hecho a partir de las hojas de los árboles de ginkgo, se usaba ampliamente en la medicina china antigua y se sigue promoviendo como una manera de evitar la pérdida de la memoria. Un amplio estudio a nivel federal, publicado en 2008, demostró, sin duda alguna, que el suplemento no sirve para esos fines. Sin embargo, el ginkgo sigue produciendo 249 millones de dólares en ventas. ¿Acaso la gente no recibió el mensaje?

• Para tratar a los pacientes de urgencias con dolor agudo, una dosis única de opioides orales no es más eficaz que medicamentos como la aspirina y el ibuprofeno.

Sí, los opioides son medicamentos potentes. Pero una prueba clínica mostró que existen alternativas mucho más sanas que alivian el dolor en los pacientes de la sala de urgencias con la misma eficacia.

• Los tratamientos con testosterona no ayudan a los hombres mayores a conservar su memoria.

Algunos hombres tienen niveles bajos de testosterona y problemas de memoria, y los primeros estudios al respecto habían dado indicios de que los hombres de mediana edad con niveles más altos de testosterona parecían tener tejidos mejor conservados en algunas partes del cerebro. Los hombres mayores con niveles más altos de testosterona también parecían tener un mejor desempeño en pruebas de funcionamiento cerebral.

Sin embargo, una prueba clínica rigurosa demostró que la testosterona no era mejor que una píldora de azúcar para ayudar a que no se deteriorara la memoria de los hombres mayores.

• No ayuda tener tu casa libre de ácaros, ratones y cucarachas para protegerte de los ataques de asma.

El consejo que han dado grupos médicos importantes ha sido eliminar estas plagas de tu casa si tú o tu hijo tienen asma. La teoría era que las reacciones alérgicas a ellos podían detonar ataques de asma. Pero un control intensivo de plagas en los hogares con niños sensibles a los alérgenos de ratones no redujo en absoluto la frecuencia de sus ataques de asma, según informaron los investigadores en 2017.

• Los contadores de calorías y pasos no te ayudan a bajar de peso.

De hecho, más bien es al revés. Entre 470 personas que hacían dietas, a las que se dio seguimiento durante dos años, aquellos que usaron dispositivos que rastreaban el número de pasos que daban y las calorías que quemaban en realidad perdieron menos peso que las personas que solo siguieron consejos más convencionales para adelgazar.

• ¿Te lesionaste un menisco de la rodilla? Intenta primero hacer terapia física y, como segunda opción, una intervención quirúrgica.

Aproximadamente 460.000 pacientes se operan al año en Estados Unidos para reparar un cartílago lesionado de la rodilla, a menudo debido a la osteoartritis. La rotura es dolorosa, y muchos pacientes temen que, si no se operan, el dolor no menguará.

No obstante, cuando pacientes con un menisco roto y artritis moderada fueron sometidos de manera aleatoria a seis meses de terapia física o a una intervención quirúrgica, ambos grupos mejoraron, y al mismo grado.

• Si a una mujer embarazada se le rompe la fuente con mucha anticipación, no es necesario que el bebé nazca inmediatamente después.

A veces, unas semanas antes de la fecha programada del parto de una mujer, la membrana que rodea su feto se rompe y el líquido amniótico se derrama. A los obstetras les preocupaba que las bacterias pudieran invadir el ambiente estéril que rodea al feto, lo cual podría provocar una infección, por lo que los médicos pensaban que lo mejor era que el bebé naciera de inmediato.

Pero una prueba clínica reveló que si los obstetras monitorean con cuidado al feto mientras esperan que el trabajo de parto siga su curso de manera natural, el feto no corre mayor riesgo de contraer una infección. Además, los recién nacidos a los que se les había dejado seguir en gestación eran más sanos, tenían menos dificultades respiratorias y un menor riesgo de muerte que aquellos que nacían mediante parto inducido inmediatamente después de que la fuente se rompía.

SALUD | UNA NOTICIA DE NYT

Buscar este blog

Suscríbase y reciba nuestras publicaciones por correo electrónico